miércoles, 3 de mayo de 2017

Treses

Te desespera el tiempo, siempre lo ha hecho. Tiempo para viajar, tiempo para estar fuera de casa, tiempo para estar dentro. Tiempo para hacer las cosas bien, tiempo para hacer las cosas mal y rápido, mal tiempo.
   Entrar a la cama con ansiedad y salir con palpitaciones, beberse el ruido de la calle y salir a tomar el café, engañar al amor con el sol y sentirse realizado con el puro placer que proporciona el viento. Algo seguro es el abrigo en la mochila por si hay que retirarse con el frío que censura los cismas de tu dentadura, manchada por la levadura de una cebada barata ingerida en cualquier terraza, de la mano de un quién-sea. A los pies de tu cama zapatillas que a diferencia de ti son pacientes, mientras pacientes como tú toman las pastillas para evitar las pesadillas que produce el tiempo. Y en tu calculadora personal, siempre activa la conversión del paso del tiempo a tu moneda favorita. Por el amor de Dios sal, ve a trabajar o estudia, desplaza el arte de tu mesita para colocar un estupendo reloj despertador de oro que te grite cada mañana como si fuera aquella persona que de menos tanto echas. Balancéate en la barra del metro y haz la tirolina con el cable de tus auriculares para al menos tener la seguridad de ser un perfecto payaso en público. 
   Píntate. Píntate algún color en esa cara que lleva tanto tiempo sin conocer el rubor de mirar algo real para que así puedas tener tu propio comisario. Publica en tus medios favoritos el vértigo que sientes por los objetos de tu cámara oscura, cuyo estatismo te llega a parecer propio de satélite sin órbita. Te planteas la vida a golpes del tambor de una lavadora herida en lo más hondo para así nunca más dejar surcar tu vientre suave pronto estampado de arrugas. Y aún así crees tener razón. No generas preguntas, prefieres respuestas rápidas, double check, planes a largo plazo y presentes breves e insidiosos como una noche de verano concentrada en un cóctel de azúcar refinada. Y aún así crees tener una buena razón.

1 comentario: