martes, 4 de abril de 2017

Vieja

Me has dado parte de tu brillo, de tus brillos, porque hay uno en cada ojo, o quizá sean el mismo, que esté detrás de ellos y sea mucho más grande, y ellos solo actúen de ventanas, tendría sentido y sería una metáfora de lo que ocurre a escasos centímetros de la cama, donde hay una ventana, y otro mundo bien grande fuera, y se ven edificios y vidas, pero solo si miras, porque yo miro el brillo de dentro, el de tus ojos, y veo todo lo que quiero ver en ese y en cualquier momento, y diría que todo lo que necesito, pero cómo adornas el brillo con esa sonrisa descubro que también la quiero, y que no se nada de mí, ni de lo que necesito, pero sí de lo que quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario