jueves, 23 de febrero de 2017

Aparte

Seamos perennes, como una de las putas hojas del bloc. Me gusta el amor de inicio feliz, inacabable, me gusta como tú y yo nos morimos de locura a cualquier tempo. No hay un te quiero para siempre válido si se acompaña de una rutinización del sentir, si no se pega fuego a todo de buenas a primeras y se manda malamente a la mierda. Por desgracia.
   A veces quiero contarte que tal estoy. Me preocupa hasta extremos absurdos qué te ocurre ahora. Para qué contaminar con formalidades la magia que fuimos otrora.
   Y poco a poco sigo aletargándome, cerrando los ojos con ternura, muriéndome de amor poro a poro, ya por esto, ya por lo otro, ya por nadie o solo por ti. Hasta que llegue el momento, solo pensar y dejar a Bill Evans hacer su piano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario