sábado, 6 de agosto de 2016

Nudo y desenlace

No puedo dormir. Porque pasan las horas, y con cada una de ellas se hace más evidente que te has ido para no volver. Una persona es tan grande como el agujero que deja cuando se va, y estoy seguro que el tuyo va a verse desde las nubes. No quiero decir nada más. No quiero traicionar tu recuerdo. Hasta luego, amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario