martes, 17 de mayo de 2016

Camino (18/08/2015) - Alex

"Oh, Alex, que crees que no te echo de menos y nada más lejos de la realidad. Mi pelusa, tonto Alex, que estás tan lejos que ya no sé ni como eres, y te siento tan cambiado cariño, que hasta tus ojos verdes son más verdes y viven más. Y ahora me siento sola, y tan cambiada que no sé si voy hacia delante o hacia atrás, Alex, y piensas que no me importas y no sabes lo equivocado que estás pelusa, que te pienso y te sueño tanto que lo que pasa es que agoto tu recuerdo tan rápido... Alex, que cuando vuelvo al Nervión todo me recuerda a ti porque he descubierto todo contigo, y cuando tomo café me sobra azúcar y me faltas tú en esa terracita tan pobre de Madrid donde nos sentábamos cerca de Julio y Merche, ¿te acuerdas? Pero chiquita sonrisa tienes ahora, aunque cuando nos veamos me llores y te veo tan de piedra como siempre, tan inamovible, Alex, que me da miedo ser capaz de desplazarte amor. Y me rompes el alma cuando me cuentas que las cosas no mejoran pelusa, porque no sabes nada de las cosas y es que a veces eres tan tonto como yo y te cuesta pensar en los cambios, mi vida, por mucha rabia que te dé que te llame así, testarudo y tonto Alex. No sabes lo que eres ni lo que vales porque no eres capaz de verte desde fuera, y te vuelves inseguro y eso no es bueno, Alex, que empaña lo mejor de ti mismo, y es que te quiero y por eso sé lo bien que te vendría pararte de vez en cuando a pensar un poco en ti mismo y nada de nada en los demás. Ojalá, ojalá, ojalá pudiera, Alex, pero no puedo, darte la mano y volver a Suchil como aquel día o colarme en la casa de tus padres y gritarte flojito que eres único y que me haces vivir tanto que los demás me dan pena, pelusa, porque me compadezco de quien no te mira con mis ojos, esos que tanto te gustan porque dices que son los ojos de tu vida Alex. Mi pajarito azul de cristal, rompe jaulas, que te movías tanto, Alex, que nunca me llegué a creer del todo que te parases a esperarme, para que yo me moviera contigo. No, pelusa, no te olvido y sí, sí te quiero, pero entiende (...)
Me voy un ratito, Alex, pero llámame que yo vuelvo para ti, y ayúdate que me rompes en tres cuando me lloras en el hombro. Te quiero mucho pelusa."

No hay comentarios:

Publicar un comentario