viernes, 29 de abril de 2016

Marry me

Por no cometer el mismo error de siempre
y terminar escribiéndote cuando ya no estés,
esta vez he decidido escribirte antes de conocerte.
Tengo vía libre para imaginar mil amaneceres contigo,
mil cabellos de un nuevo color para llenar mi cama de muestras de tu presencia.
Tú tan tranquila, sin saber nada, besándome sin querer
y yo imaginando como serán la primera vez y las primeras veces.
Me pregunto si algún día caminaremos frente a tu colegio,
rabio sin saber si tomas café o té,
y te he visto fumar pero todavía no he fumado contigo.
Quiero saberlo todo de ti entre silencios de redonda,
empezando por si te resultan cómodos o los odias.
Quiero que me lleves de viaje a tu pasado en un futuro,
medir el ángulo de la primera sonrisa que me dediques,
jugar a fingir que todo va bien cuando me apagas las luces
y ser para ti nadie, para así no tener que marcharme.
Pero la realidad es bien distinta.
Tú apenas sabes que existo,
y yo haciendo sonar la lira.
No quiero saber si es pronto para escribirte,

pero me alegra saber que te he escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario