miércoles, 22 de julio de 2015

Pandora

Mierda, hace frío, cierra la ventana. No puedo decirle eso, es tan de sentido común que me asusta. Además que ni lo pienso de verdad. Me gusta mucho verla sentada en la cama, desnuda, fumando, mirando a través de la ventana. Que ruidosa es fumando. Cada calada parece un suspiro al revés, y quizá lo sea. De vez en cuando comienza una frase con «¿Sabes?» y me cuenta algo que no sé con la entonación alterada por el humo, algo que tengo que intentar retener mientras disfruto de su imagen y del momento en mi retina. Ciertamente tenemos un cuadro. Yo tumbado, siento el viento de la noche, me revitaliza y hace que disfrute de este todo. Ella aferrándose a un pedazo de manta, que simboliza un poco el mundo real, mientras pierde su mirada en el exterior. No sé si mira al frío, pero mira a algo que no está presente, que no se puede mirar. Me voy a incorporar. A lo mejor si la abrazo por detrás hasta que nuestra piel se pegue, yo también lo veo. A lo mejor si fumo, yo también lo veo... A lo mejor si la hago sonreír, esto se repetirá todas las noches. Me da que hoy voy a dormir poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario